miércoles, 5 de junio de 2013

Vinos de Sudáfrica " Un poco de historia "


VITIVINICULTURA

Los orígenes
Si hay algo que un turista no puede dejar de hacer durante su visita a Sudáfrica es visitar sus viñas. Tal vez nos fascine el ambiente especial que rodea al arte de la vitivinicultura, con sus misteriosas interacciones entre la tierra, la vid, el clima y el sol, o el secreto proceso de envejecimiento del vino en las barricas de roble. O quizás, nos atraiga el aire de celebración y fiesta que se produce cada vez que descorchamos una botella, que nos envuelve y perdura en nuestros sentidos lo mismo que un vino de calidad superior perdura en nuestros paladares. Sea cual sea su motivación, le encantará un paseo por alguna de las numerosas rutas del vino que recorren la provincia del Cabo Occidental.
La historia de la vitivinicultura se remonta a los primeros años de la colonia. El establecimiento de la Compañía de las Indias Orientales de Holanda como una estación de abastecimiento en el Cabo en 1652 sólo tenía un objetivo: proporcionar alimentos frescos a la flota mercante de la empresa en sus viajes a oriente. Jan van Riebeck, el primer gobernador del Cabo, plantó la primera vid en los jardines de la compañía y, siete años después escribía en su diario «... Hoy, alabado sea el Señor, por primera vez se ha elaborado vino de la vid del Cabo». Así, esta estación de abastecimiento, evolucionó hasta ser una floreciente industria vinera.

VITICULTURA
Las áreas de cultivo de viñedos en el Cabo, situadas en una angosta zona vinícola de clima mediterráneo, producen algunos de los más sobresalientes vinos del mundo. Las laderas de las montañas y los valles forman el entorno ideal para el cultivo de la uva vitis vinifera cuyos mostos han sido el deleite del hombre por ya varios siglos.
Las buenas condiciones de suelo y clima de la zona han contribuido para que en la región existan casi 4.500 viticultores que cultivan 106.000 hectáreas de viñas. La producción se maneja en unas 310 bodegas privadas y 67 bodegas cooperativas. Estas cooperativas han invertido enormes cantidades en equipos de producción y vinifican cerca del 80% de la producción vinera total de Sudáfrica.
La industria vinícola sudafricana está respaldada por una organización estatal, el Instituto para la Viticultura y Enología Nietvoorbij, por los departamentos de vinicultura y viticultura de la Universidad de Stellenboschy por la Escuela Agrícola Eisenbury que ofrece asesoría y tecnología en el manejo de bodegas.
En Sudáfrica los productores se dividen en:
o Viñas privadas (91), que producen vino sólo de uvas provenientes de sus propias viñas.
o Cooperativas (67), que en forma comunitaria procesan las uvas de los miembros asociados.
o Bodegas independientes (230) --incluyendo a algunos mayoristas-- que compran tanto las uvas como el vino para producir vino embotellado con marcas propias además de producir vino de cosechas propias.
En el pasado casi la totalidad de la producción vinera era comercializada a través de mayoristas locales. Sin embargo, con la apertura de mercados internacionales cada vez aumenta más la venta de la producción hacia el exterior.

Pinotage
La cepa netamente sudafricana
Las viñas sudafricanas habían estado dominadas preferentemente por variedades de uva blanca pero, ahora la tendencia es hacia un equilibrio más balanceado entre blancos y tintos.
Las variedades que se han cultivado en los últimos años incluyen Sauvignon Blanc y Chardonay, que producen vinos blancos de primera calidad, y Cabernet Sauvigon, Shiraz y Pinot Noir en tintos. Actualmente, gran parte de las viñas de variedades de uvas tintas son demasiado jóvenes --75% tienen menos de diez años.
Todas las variedades de uva cultivadas en Sudáfrica fueron importadas originalmente desde Europa y pertenecen a la especie vitis vinifera. Desgraciadamente, las raíces de esta vid son propensas al ataque de la phylloxera, por lo tanto, a menudo estas parras son injertadas en rizomas americanos debido a su alta resistencia al ataque del insecto.
A pesar de que la mayoría de variedades de vid cultivadas en el país son importadas, actualmente existen seis nuevas variedades locales. La más conocida es una variedad de uva tinta, Pinotage, un híbrido entre Pinot Noir y Hermitage (Cinsaut), que se está cultivando a gran escala.
La región de Worcester tiene la mayor plantación de viñedos (19% de todas las viñas), a la que le siguen las regiones de Paarl y Stellenbosch (17%), Robertson (14%), Malmesburry (12%), Olifans River (9%), Orange River (9%) y Little Karoo (3%).
Además, la región de Worcester produce el mayor volumen de vino (26%), seguida por las regiones de Olifans River (16%), Robertson (15%), Paarl (13%), Stellenbosch (10%), Orange River (9%), Malmesbury (8%) y Little Karoo (3,9%).Fuente embajada-sudafrica.cl