miércoles, 21 de diciembre de 2011


El sector de vinos espumantes realizó inversiones por más de 112 millones de pesos

fotos/VinoEspumante.jpg
El trabajo conjunto entre los sectores público y privado, a través del Instituto Nacional de Vitivinicultura y el sector vitivinícola, motivó el reconocimiento del gobierno nacional y la extensión de la prórroga impositiva al sector de los vinos espumantes, por haber superado ampliamente el nivel de las inversiones productivas, de acuerdo a lo anunciado por la Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, quien anunció que volverá a extender la medida que exceptúa del pago del impuesto de 12% a las ventas de champán, tributo que se cobraba por considerar a la bebida como un bien suntuario.
La exención se había fijado por primera vez en febrero de 2005, por tres años, a partir de un convenio entre el entonces presidente Néstor Kirchner y el sector vitivinícola, con el objetivo de impulsar el consumo de vinos espumantes y de estimular las inversiones para mejorar la competitividad. A cambio del beneficio, la industria se había comprometido a invertir un 25% por encima de lo que se hubiese pagado por ese impuesto a las ventas en reconversión de viñedos a uvas de mejor calidad, incorporar tecnología, crear mayor empleo, aumentar el consumo y las exportaciones de espumantes. Desde entonces, las inversiones superaron el importe comprometido y hasta llegaron a duplicarlo.
Según lo auditado por el INV, y como lo refleja la Resolución Nº 5 del 2011 del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, durante el año 2010, la venta de vinos espumantes ascendió a 640 millones de pesos. Se destaca que el sector realizó inversiones reales por más de 112 millones de pesos, con lo cual superó los 77 millones de pesos que hubiera tributado al Estado en concepto del impuesto interno del 12% a ese tipo de vinos. Además, se especifica que el saldo en inversiones, en el período señalado, supera los 12 millones de pesos.
Estas cifras se desprenden de las declaraciones juradas, trimestrales de despacho de vinos e importe facturado y las anuales que corresponden a las inversiones realizadas, presentadas por los establecimientos agrupados en Bodegas de Argentina y constatadas por el INV en todo el país.
Durante su última visita a la Provincia de Mendoza la Presidenta de la Nación destacó: “Vamos a volver a prorrogar la exención impositiva a espumantes. Ya hemos comprobado las inversiones en 2010 y ahora vamos a verificar las de 2011 y, una vez que estén verificadas, vamos a hacer la prórroga, porque la sintonía fina va a ser para todos, dar para recibir y recibir para dar, que el intercambio sea a dos bandas para el pueblo argentino, que es el que verdaderamente invierte cuando hay exención impositiva”
La tendencia refleja la madurez del sector de los vinos espumantes que sostenidamente incrementa las inversiones productivas en bienes de capital, desarrollo de viñedos, incorporación de nuevas tecnologías y promoción del producto. Esto posibilita mejorar su competitividad en el mercado internacional y el generar más puestos de trabajo.
El presidente del INV, contador Guillermo García, consideró que “la simbiosis entre lo público y lo privado en la vitivinicultura permite, cada uno cumpliendo su rol, que en este caso se beneficie a más de 100 establecimientos que están en el mercado de los espumantes. Esto demuestra la lógica de un Estado que pretende el crecimiento de un sector y que al mismo tiempo controla que los compromisos asumidos se cumplan rigurosamente. En este sentido, desde el Organismo venimos auditando las ventas y las inversiones que se realizan. El hecho que se renueve el acuerdo significa que efectivamente se están cumpliendo las reglas de juego establecidas”
 Centro de Prensa e Información INV